La búsqueda incesante de lo mágico oculto en la realidad es la razón de su trabajo.
A sus dieciocho años, sin un objetivo claro, empezó a estudiar producción de cine. Rápidamente se dio cuenta de que lo que realmente quería era contar historias. Después de cuatro años ya ha realizado varios spots y videoclips.